Me llamo Ángela, tengo 30 años, soy logopeda, y este año acabo magisterio infantil. Me he formado, sobre todo, en atención temprana, autismo, síndrome de Down, y retraso en el lenguaje.

Actualmente trabajo en un centro de atención temprana con peques de edades entre los 2 y los 6 años, compartiendo mi día a día con familias que me hacen aprender, y con compañeros y amigos profesionales de los que aprendo y con los que crezco mucho profesional y personalmente. Tengo que valorar mucho la oportunidad de trabajar en un equipo multidisciplinar.

La verdad es que la logopedia llegó a mí más que buscarla… yo siempre quise hacer magisterio (por eso ahora estoy en ello), pero las notas no salieron como pensaba, y entré en logopedia.
Justo cuando me enteré de la nota y todo el proceso, estaba haciendo un voluntariado con personas sin hogar y con necesidades especiales, y no sé si fue por el lugar, o por lo que viví
esos días, que recibí y viví la plaza en logopedia como una oportunidad de hacer algo diferente y bueno.

Aunque el camino fue complicado en algunos momentos, no me arrepiento de haber continuado con ello en ningún momento. La logopedia me ha regalado muchas cosas buenas.
Me ha hecho creer más en las personas, pensar en capacidad, me ha hecho ver y aprender de diferentes realidades, a no acomodarme y a no conformarme. He aprendido a acompañar, a
escuchar, y a valorar más al que tienes en frente. Hay días que cuando voy a trabajar, me recuerdo el privilegio que tengo en mis manos, como dice mi marido, “Ángela, enseñas a
hablar, ¿sabes lo qué es eso?”, y cuando lo pienso… ¡es tremendo!

Por otro lado, tengo muchas ganas de ser profesora, y tener la oportunidad de hacer cosas buenas y bonitas en un colegio, plantar semillas en peques que llegarán lo lejos que quieran llegar… me gustaría aportar a la profesión de maestra todo lo que sea de ayuda y pueda de la logopedia. Es una realidad que, en ocasiones, en las aulas hay situaciones que son diferentes y especiales, y si combinar mis dos profesiones pueden hacer del aula un sitio mejor, no dudaré en hacerlo.

Tengo muchas ganas de seguir aprendiendo, de seguir cruzándome con personas, y, sobre todo, con peques, que me cambien la mirada.

 

 

Ángela Martin Ávila

Logopeda. Profesional de Atención temprana. Especializada en Síndrome de Down, autismo y retraso del lenguaje.